CARGANDO

Escribe para buscar

QUEDAN OVANDISTAS CHIFLANDO EN LA LOMA

radiografia 4 semanas .
Compartir:

Chetumal, Quintana Roo, Marzo 22 del año 2019, Radiografía Quintana Roo.- La pesada losa de desprestigio que cargan sobre sus espaldas los llamados ovandistas, terminaron por sepultar sus aspiraciones, porque valió para que los morenistas no contemplen entre sus filas a Adelaida “Lili” Rivera Aguilar, cuñada de Eduardo Ovando y esposa de Fidel Guillén Arjona, quienes pretendían imponerla para incrustarse en el partido del momento.

Y es que a toda costa, los negros personajes de la política chetumaleña, pelearon como gatos boca arriba para imponer a “Lili” como candidata a diputada local, pero los jerarcas del partido marcaron su raya ante el extenso antecedente obscuro que traen consigo ambos personajes.

Por si sola, la cuestionada empresaria, también es conocida por sus malos tratos, pues ex empleadas de su escuela “Vanguardia Educativa”, la señalan como una persona prepotente, soberbia y déspota, por ello fueron las primeras que pusieron el grito en el cielo al conocer sus pretensiones políticas.

El arribo de Otoniel Segovia Martínez a la alcaldía de Othón P. Blanco, significó el tiro de gracia al clan Rivera (orquestado por la dupla Eduardo Ovando-Fidel Guillén); Alejandro Rivera Romero, impuesto como secretario del Ayuntamiento, quien camina en medio de un incendio forestal con los ojos cerrados y puede terminar chamuscado (más).

De esta manera quedaron sepultadas las aspiraciones y frustraciones de la llamada “Red de Amigos”, que al final del camino quedó con sólo dos integrantes: Eduardo Ovando Martínez y Fidel Guillén Arjona, quienes pretendieron vender la idea que eran miles. Estarán hasta las próximas elecciones lamiéndose las heridas, con la esperanza de grietas políticas más claras donde puedan filtrarse y seguir medrando de la política.

Compartir:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *