CARGANDO

Escribe para buscar

NEPOTISMO EN EL VOCABULARIO DE MARY HADAD

radiografia 2 semanas .
Compartir:

Chetumal, Quintana Roo, Octubre 30 del año 2018, Radiografía Quintana Roo.- Ex trabajadores de la Administración del Patrimonio para la Beneficiencia Pública, hicieron llegar un escrito en la redacción de Radiografía Quintana Roo, con un recibo de nómina, donde recuerdan a Mary Hadad Castillo, hoy flamante regidora del Cabildo de Othón P. Blanco, como la reina del nepotismo.

Resulta que durante el tiempo que duró como directora de ese organismo, metió a trabajar a su cuñada y hasta la servidumbre, para no pagarle de su bolsa.

Genny Patricia Pacheco Gómez, esposa de su hermano, la metió como secretaria donde sigue hasta la actualidad, con un oneroso sueldo de más de 32 mil pesos mensuales.

A Harumi Paredes Antonio, parte de su servidumbre personal a quien es común observar en casa de la regidora, la dio de alta como analista profesional en la Beneficiencia Pública y cuando se fue al IQM la llevó con ella al asumir la dirección.

De acuerdo con el portal de Transparencia de ese Instituto, devenga en la actualidad un sueldo de más de 10 mil pesos mensuales con el puesto de Jefe de Oficina, aunque es del conocimiento público que continúa brindando servicio a la concejal.

A su esposo, Michel Marfil Rivero, quien se ostenta como proyectista independiente, lo contrató para impartir cursos a trabajadores del mismo Instituto Quintanarroense de la Mujer, lo que no vieron con buenos ojos los mismos trabajadores, porque utilizó recursos del Instituto.

Quienes conocen esta situación, se extrañan de los golpes de pecho que se da Mary Hadad en el seno del cabildo pompeyense, “la sangre le escurre de la boca, porque se muerde la lengua”, comentan los ex empleados, quienes la señalan como una de las funcionarias más apegadas a Roberto Borge Angulo, entonces gobernador del estado, quien se encuentra en prisión por demandas de peculado.

Consideraron que la regidora no tiene calidad moral para ungirse como salvadora y sus desacertados comentarios, lejos de buscar el bien común, tienen la intención de buscar una diputación en las próximas votaciones, para lo cual requiere publicidad gratis.

Misma estrategia sigue Manuel Valencia Cardín, quien al menor aleteo de mosca brinca de su asiento para cuestionar y manotear sin fundamento. Que poca consideración, que ambos regidores piensen que los chetumaleños no tienen memoria, señalan los ex empleados.

Los chetumaleños todavía tienen fresca en la memoria el vil engaño que sufrieron con la supuesta construcción de un hospital de primer nivel que pretendía Manuel Valencia edificar a mano propia. Los miles de bloques que donaron empresarios, funcionarios y ciudadanos que se dejaron engatusar, terminaron con rumbo desconocido.

Enarbolar como bandera una saqueada administración municipal, irremediablemente los convierte en oportunistas, porque desde el que vende paletas en la calle hasta el gobernador del estado, conocen la desastrosa situación económica y de servicios que dejó la administración que inició Luis Torres Llanes y que mal terminó Luisa Alcérreca.

Compartir:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *